Beneficios de la estimulación sensorial


La estimulación multisensorial, o también conocida como snoezelen, tiene sus orígenes en Holanda hacia la década de los años 70, cuando dos terapeutas holandesas -Jan Hulsegge y Ad Verheul- la desarrollaron. Desde ese momento y hasta la actualidad, el concepto se ha extendido enormemente y ha adquirido dimensiones considerables.


La finalidad de ésta se centra en potenciar el desarrollo de los sujetos que acuden a ella, para ayudarles a enfrentar situaciones que les permitan mejorar su capacidad de interacción con el medio y los elementos que lo conforman, así como favorecer sus procesos de aprendizaje sociales, a través de los cinco sentidos. Muy utilizada en el desarrollo de los más pequeños desde tempranas edades; para lograr alcanzar esos objetivos primordiales y necesarios durante la infancia y en posteriores etapas de su vida, se han creado los denominados espacios multisensoriales, donde los niños son expuestos a estímulos controlados que les permiten percibir esas sensaciones distintas que les ayudarán a adquirir y conocer el aprendizaje por medio del descubrimiento.


La estimulación sensorial por medio de los cinco sentidos es una práctica altamente recomendada para niños de todas las edades.

La estimulación sensorial por medio de los cinco sentidos es una práctica altamente recomendada para niños de todas las edades. Gracias al uso de las prácticas que se engloban en la amplitud de la percepción de la estimulación sensorial, con las actividades que ésta propone, se logra beneficiar a los más pequeños y proporcionarles una visión práctica del mundo que, de igual manera, les ayudará a seguir descifrándolo, con un enfoque distinto, pero tan o más válido de cualquier otro.



Los principales beneficios son:

  1. Se desenvuelven estimulaciones básicas del desarrollo y, por lo tanto, emerge el placer sensomotriz (lugar que crea unión entre las sensaciones corporales y los estados tónico-emocionales) y permite el establecimiento de la globalidad.

  2. La riqueza de estímulos sensoriales beneficia el desarrollo del pensamiento, la inteligencia y el lenguaje.

  3. Permite al pequeño explorar su ambiente y comprender mejor lo que sucede en su entorno.

  4. Mejora los vínculos con otras personas y estrechar lazos.

  5. Facilita la recepción de nuevos alimentos.

  6. Favorece la relación física, a la vez que la exploración del mundo exterior e interior del niño.

4 views

© 2019 by Centro Psicopedagógico Eduktiva

Todos los derechos reservados.

San Pedro Sula, Honduras