Rotación de Juguetes

Una recomendación infalible para padres preocupados por el lenguaje de sus hijos es ¡JUGAR! Jugar es una actividad que envuelve muchos beneficios a nivel cognitivo, social y emocional en el desarrollo de los niños. Cuando en duda de qué hacer con los niños...¡jueguen! No hay manera de equivocarse cuando les permitimos a los niños dejar correr su imaginación y perderse entre espacios lúdicos.


En la actualidad muchos niños gozan de grandes cantidades de juguetes. Para cada cumpleaños o Navidad renuevan su repertorio, quedando sus cuartos con mucha opción para jugar. Tener variedad es bueno porque amplía el número de estímulos para su curiosidad, pero también puede suceder que se aburran rápido entre tanta opción y al final no disfruten todos sus juguetes. Otras veces también sucede que más es el tiempo que los niños se tardan en regar sus juguetes por todo el cuarto que lo que se concentran jugando, y cuando llega la hora de recoger empieza la batalla de regaños y reclamos.


Hoy les queremos compartir esta estrategia que viene muy bien para este tiempo de confinamiento en casa: la rotación de los juguetes. La rotación de juguetes consiste en variar los juguetes que dejamos a disposición de los niños por un tiempo determinado, guardando lejos de su vista algunos juguetes. No hay una regla de oro del tiempo adecuado y por eso será muy importante estar en sintonía con el nivel de desarrollo e intereses de los niños para elegir qué juguetes podemos guardar y cuáles dejarles. La idea es variar los juguetes y alternar su uso. Esta actividad ayuda mucho a:

  • aumentar la creatividad de los niños

  • mantener su interés en el juego

  • resolución de problemas

  • seguir los intereses del niño

  • buscar la zona de desarrollo próximo de los niños

  • mantener mayor órden en su zona de juego

  • reducir la cantidad de juguetes al momento de guardar

  • crear invitaciones a jugar

  • genera más independencia

  • evita el aburrimiento ya de

  • permite seleccionar juguetes que ya los niños no usarán.

Digamos que un niño está jugando con pistas y decide agregar un puente. Tener otra pista que ya tenga un puente incorporado puede hacer la tarea más fácil, pero si en esta semana esa segunda pista no está disponible, entonces es más probable que busque maneras de hacer ese puente con otros objetos, como bloques o cartulinas. Así despertamos su creatividad y habilidad de resolución de problemas.


El poder clasificar los juguetes ayuda a que los niños puedan tener más independencia al momento de guardar, ya que les reducimos la cantidad de objetos y eso trae un gran beneficio para su responsabilidad.


Siempre hay que tener en mente los intereses de los niños para ir determinando qué juguetes rotar. Si vemos que ya no está usando algún rompecabeza o ciertos carros, entonces es buen momento para cambiarlos por algo más. Es probable que ellos siempre tengan algunos favoritos, así que esos no será necesarios rotarlos pero sí podemos buscar con qué otros elementos pueden ampliar su repertorio de maneras que juegan con ellos.


Para empezar:

  • Observa a tu hijo/a por una semana cuando juega. ¿Qué juguetes usa más? ¿Cuáles usa menos? Los que no usa, ¿Los puede usar o son para edades mayores?

  • Consigue cajas y un rotulador para guardar aquí los juguetes que sacarás temporalmente.

  • Consigue contenedores para clasificar los juguetes que dejarás en el área de juego.

  • Varíen las categorías de juguetes que dejan. Esto dependerá que tan específicos quieren ser: pueden dejar una canasta para los animales, o una para cada tipo de animal por ejemplo.

Algunas ideas y ejemplos:


  1. Aquí vemos una rotación de instrumentos musicales. Los que quedan en la caja verde son los que dejaremos disponibles para las próximas semanas.

Rotación de instrumentos musicales

2. Si tu hija maneja muy bien la construcción de torres con bloques grandes, podemos variar el tamaño por unos más pequeños para impulsar su zona de desarrollo próximo. Más adelante podemos regresar los cubos grandes y mezclarlos con pequeños para estimular tamanos.



3. Estuvimos usando la cubeta de metal para jugar con los Playmags y desarrollar percepción visual, motricidad fina y habilidades visomotoras. Cambiaremos el uso del contenedor para poner juguetes de comida, para estimular lenguaje y cambiaremos la manera de utilizar los Playmags (foto abajo).


4. Si algun juguete tiene diferentes estilos de colores o formas, se pueden rotar de acuerdo a esos atributos. De estos bloques por ejemplo, esta vez dejamos únicamente los de forma de semicírculo, la próxima vez podemos dejar los rectángulares, otra vez sólo los de color amarillo, y algunas semanas podemos dejarlos todos.





Para niños que todavía no interactúan mucho con los juguetes, será muy útil eliminar el exceso de distractores y empezar con pocos objetos básicos que veamos que le atraen y poco a poco ampliamos el repertorio a más categorías.


Estos pequeños cambios aportarán mucho al juego de los niños. No hay una estructura a seguir. Lo pueden hacer con la frecuencia que deseen: cada dos semanas, una vez al mes, cada dos o tres meses. Pueden involucrar a sus hijos si ya están más grandes. lo importante es mantener el factor novedad vigente para maximizar la diversión. Si desean más información de cómo organizamos nuestro Play Room nos pueden dejar un comentario.



Los niños y niñas no juegan para aprender pero aprenden porque juegan - Jean Piaget

40 views

© 2019 by Centro Psicopedagógico Eduktiva

Todos los derechos reservados.

San Pedro Sula, Honduras