Si tu hijo aprende lento, sé paciente y camina más despacio

Updated: Jun 12, 2019

Aunque muchas madres y profesionales de la educación aún no logran comprenderlo, cada pequeño tiene su propio ritmo de aprendizaje y maduración. Por eso, si tu hijo aprende lento, no te alarmes ya que es absolutamente normal y no indica necesariamente ningún tipo de inconveniente cognitivo.


Lógicamente, unos desarrollarán más rápidamente algunas habilidades y conocimientos que otros. Entonces aquí no hace falta librar una carrera y forzar al pequeño a llegar cuanto antes a la meta dado que no importa qué tan despacio aprenda el niño.


Lo que verdaderamente interesa en este proceso es no dejar de apoyar al menor para que pueda seguir aprendiendo. Si tu hijo es más lerdo que el resto, simplemente aminora la marcha y camina pacientemente a su lado a un ritmo más despacio.


Sé paciente y camina más despacio


Si tu pequeño aprende lento, no pierdas la calma y sé paciente. Bajo ningún punto de vista te muestres frustrado, molesto o enojado. Pues él ya tiene suficiente peso a sus espaldas por el ritmo de aprendizaje que lleva, además de la carga o presión que supone lograrlo para verte feliz y no sentirse inferior o discriminado.

Aquí es importante cuidar las palabras que utilizas para motivarlo y ayudarlo. No se trata de forzar o acelerar la adquisición de esos conocimientos con más material y más exigencias. En muchas ocasiones, simplemente se requiere tiempo.

Por esto mismo, si ese menor aprende lento, reduce la velocidad e intensidad de enseñanza. Comienza a dar pasos lentos, pero firmes durante esta caminata. De cualquier manera, lo importante es recorrer este complejo camino juntos, a la par.


Vía: eresmama.com

7 views

© 2019 by Centro Psicopedagógico Eduktiva

Todos los derechos reservados.

San Pedro Sula, Honduras